“La Iglesia de San Francisco de Asís en Montoya”

Dios mediante, el Sr. Obispo de El Paso, Don Armando X. Ochoa, dedicará la Nueva Iglesia de San Francisco de Montoya el 6 de Febrero 2011 en la Misa de 1:00 pm.

Los inicios de la Iglesia de Montoya, en la calle Doniphan de El Paso, se remontan a 1935, con el Padre Fr. Buenaventura Nava (1878-1969) y desde entonces, esa comunidad siempre ha estado relacionada con el St. Anthony’s Seminary.

Cuando la Provincia de san Pedro y san Pablo de Michoacán en México buscaba un lugar donde establecer su Seminario en Estados Unido, debido a que en México era imposible por la actitud adversas de las autoridades civiles contra la Iglesia católica, fue enviado a la ciudad de El Paso el P. Fr. Buenaventura Nava para que se encargara de encontrar el mejor lugar para establecer allí el Seminario.

Los Padres franciscanos, hacía tiempo habían comprado un terreno precisamente en donde se levanta ahora la Iglesia de san Francisco de Montoya. En ese lugar se estableció el P. Nava a vivir.

El mismo Padre pudo escribir en 1948, cómo fue que llegó a ese lugar y cuales fueron las condiciones en las que vivía. Él cuenta que el Ministro Provincial lo mandó a vivir en el terreno de Montoya, un valle ubicado a unas quince millas al noroeste de El Paso, lugar donde se proyectaba construir el Coristado; lo narra de la siguiente manera: “Dijo el P. Prov. ‘ahí se tiene que quedar’. Ahí me estuve haciéndome la ilusión de NUNCA CONSTRUIR EN AQUEL DESIERTO, sin dejar el P. Provincial ni un centavo, más que un jacaloncito de madera el que dividí por la mitad para servirme de dormitorio y cocina y de un Oratorio para decir la Santa Misa.

Para ajuariar casa y Oratorio tuve que pedir a la hermana Ministra, Anita Mallen, cama con todo, yo compre una estufa de petróleo con todos los enseres de cocina. Al P. Pozos pedí el altar portátil que había en Tularrosa, y la hermana Mellen me dio una estatuita de N.P.S. Francisco y todo lo del altar. Y allí me estuve atendiendo la capilla de Sta. Teresita de la Parroquia de Smelter, con un presentimiento de que pronto tendríamos la casa tan deseada y suspirada, trabajando por limpiar el campo, quitando nopales y demás hierbajos, matando víboras y sembrando maíz.

La gente que pasaba por la carretera se hacía cruces al ver un monje allá en la loma en aquel desierto y se decían: “QUE PECADO TAN GRANDE HABRA COMETIDO ESE MONJE QUE LO ECHARON AL DESIERTO”.

Pues nada! Tanto les llamó la atención que muchos llegaron hasta el jacalincito y me preguntan ‘¿Qué estás haciendo aquí?’ ‘Aquí me tienen hasta que construya una Casa para traer a los Frailes Franciscanos de México y vivan en todo conforme a su Sta. Regla, Constituciones y Estatutos de la Orden de Frailes Menores’.

Muchos vinieron a informarse y estoy seguro de que muchos fueron y platicaron con los vecinos de El Paso, Tex. acerca del fenómeno del Fraile de Montoya, N.Mex. en ese desierto, y muy posible es que haya habido quien fuera con el Obispo y le haya platicado de lo que había aparecido en el desierto de Montoya, un Monje… loco… o castigado ejemplar y públicamente, y aún el mismo Obispo muy bien pudo darse una pasadita por la carretera y darse cuenta de lo que había causado tanta admiración”.

Allí en el “jacaloncito” comenzó a reunir a la gente para celebrar la Misa; así comenzó a formarse la comunidad de Montoya. El P. Nava partió de El Paso en Febrero de 1936, desde entonces la Comunidad de Padres franciscanos del Seminario se comenzaron a hacer cargo de la pequeña iglesia de san Francisco de Montoya.

Fue así como entre 1938 y 1939 se comenzó la construcción de una Capilla en forma, dejando atrás el “jacalincito” usado por el P. Nava. Fue el 18 de Diciembre cuando el P. Fr. Buenaventura Tovar, entonces Guardián del Seminario, bendigo y colocó la primera piedra de la Capilla que se construiría.

Los trabajos de construcción estuvieron al cuidado del P. Fr. Rodolfo Ortega y realizados por muchos voluntarios de la comunidad de fieles. La Capilla se termino en 1939 y la bendición de la nueva iglesia fue realizada el día 10 de Octubre de ese año por el P. Fr. Miguel Parra, entonces Guardián del St. Anthony’s Seminary.

Entre los mes de Marzo y Mayo de 1975 se construyeron un salón multiusos y las oficinas detrás de la Capilla, en el mismo lugar donde se encontraba anteriormente el “jacaloncito” del P. Nava y que fuera también la primera pequeña capilla. La bendición del nuevo salón fue hecha por el P. Fr. Jaime Yáñez, entonces Guardían del Seminario, el Domingo 1 de Junio de 1975.

Ese salón y oficinas desaparecieron cuando en el 2000, estando de responsable el P. Fr. Santos Pérez, siempre ayudado y con el apoyo de la comunidad de fieles, se realizaron varios cambios. Se remodeló la Capilla , sobre todo el presbiterio y el retablo. Se modificó el salón existente; se construyeron nuevos salones; se hizo una sacristía y se edificaron las oficinas.

De ese modo se dio una primera respuesta a las exigencias que la comunidad iba presentando, sobre todo por el aumento del número de fieles que asisten a esa iglesia a encontrarse con Dios. Sin embargo las necesidades de la comunidad iban en aumento; el espacio para las celebraciones dominicales se veía cada vez más rebasado, además de las incomodidades propias de los diferentes tiempos de calor o frío.

Fue así como, después de un bien tiempo de preparación, proyectos, permisos y organización, en Noviembre del 2009 se iniciaron los trabajos de construcción de la Nueva Iglesia de san Francisco de Montoya; bajo el cuidado del P. Fr. Alejandro Juárez. La construcción se terminó en Noviembre del 2010. La edificación de la Iglesia es la primera parte del proyecto, el cual incluye en el futuro la edificación de un amplio salón multiusos, salones para catequesis y áreas de recreación.
Dios conceda feliz término a las obras de nuestras manos.v

Comments are closed