M.R.P. Fernando García.

Maestro de estudiantes teólogos y filósofos lo fue por muchos años antes de escalar al oficio de Guardián, y después de Provincial lo mismo que el P. Raymundo.

García se apellidaban estos dos consecutivos Superiores, y este apellido nos hi¬zo temerles a los que lo llevaban, como quiera que nuestro P. Fernando García – también fue severo y muy estricto con nosotros los estudiantes estableciendo un régimen que se nos prohibía absolutamente hablar con personas seglares: hombres, mujeres o niños bajo pena de ser castigados. Personalidad definida, no cedía ante ningún obstáculo que se le interpusiera, aún cuando se tratara de despedir a un estudiante que para nosotros no merecía que se le retirara del Seminario.

Sin copiar al P. Raymundo en su régimen, no obstante la aplicación de su sistema de formación de los súbditos; pero no hay que negar que lo hacían para sacar buenos estudiantes.

Profesor de Sagrada Escritura, era muy comprensivo con los estudiantes, pues sabiendo lo difícil de esta asignatura ahí velamos que sí era comprensivo y hasta generoso en las calificaciones que nos daba…de donde podemos colegir que lo que marcó aquellas vidas fue aplicar la disciplina religiosa sin miramiento, con la convicción de que quien habla escogido la vida religiosa era porque tenía pasta de santo, o de avanzar mucho en el camino de la perfección.

Comments are closed