Novena a San Francisco-Día séptimo

Día Séptimo

Siempre es fascinante escuchar la palabra de nuestro Señor Jesucristo; lo maravilloso de la carta de San Pablo es ver cómo este hombre que en los inicios de la Iglesia perseguía implacablemente a los simpatizantes de Jesús; pero, a partir de la experiencia del encuentro con Jesucristo y por pura gracia de Dios se transformó de perseguidor a seguidor y en uno de los más fervientes propagadores de la fe en aquel que en un principio perseguía. Hasta tal grado de configurarse tanto a Jesucristo que esta configuración le hace exclamar desde lo profundo de su ser “no soy yo quien vive, sino, es Cristo el que vive en mi”. Esta proclamación de fe es la que nace del encuentro y del compromiso de aquellos que verdaderamente proclaman que Jesús es el Señor de la vida y del actuar de la voluntad del Padre Celestial.

Ahora bien, poniendo en los escritos de San Francisco nos encontramos con el relato de la impresión de las llagas a nuestro padre San francisco de parte de nuestro Señor Jesucristo. Podemos traer a nuestra mente a estos dos personajes que tienen un lugar especial en la Iglesia de Dios y en todo el mundo, es decir, estos dos santos tienen tanto en común, por enumerar solo algunas, la experiencia tan profunda con Jesucristo, el celo por las enseñanzas de Jesús, la vida itinerante, el amor profundo por el otro, pero sobre todo al amor por el Crucificado y en él por los más pobres y necesitados del mundo. Estos sentimientos que en Cristo se encuentran en plenitud y que por obra y gracia del Espíritu Dios ha derramado en Pablo y Francisco para que sean ese ejemplo de vida en sintonía con Jesús y que son pilares para la Iglesia universal.

San Francisco un hombre que en su época fue un parte aguas en la historia y que con su estilo de vida fue sigue y será por gracia de Dios ejemplo de amor, caridad, humildad y pobreza, para todos los que de alguna forma queremos tener un seguimiento en la vida de santidad y compromiso profundo en el servicio a los otros, y en los otros a Cristo.

Francisco oración hecho hombre tenía una profunda predilección a la Pasión de nuestro Señor Jesucristo y un amor tal que esto le hacía exclamar “el amor no es amado” esto al ver que el ser humano se afana en tantas cosas que solo una hace falta, seguir a Cristo y este crucificado.

La lectura nos deja ver tal devoción y adoración a la Pasión del Hijo de Dios. Es tanto su dolor que pide al mismo Señor de la Gloria que le deje experimentar en la medida de lo posible el sufrimiento adquirido por nuestros pecados y ser partícipe de las dolorosas llagas que le llevaron a la muerte y que por medio de este sacrificio Dios muestra el grande Amor por todo el género humano. Era tanto su deseo y la compenetración de Francisco con Cristo que el mismo Dios de la Vida lo vio a tal grado que le hace partícipe de una forma tan singular que lo marca con las señales de la pasión de su Hijo a este hombre llamado Francisco.

Podemos decir que nos encontramos en este ámbito con dos binomios, es decir, Cristo – Francisco, y Cristo – Pablo en los dos actúa el Espíritu Santo y es por pura gracia que Dios Padre hace que estos dos hombres, tangan una gran influencia en el mundo actual e incluso en aquellos que no son cristianos, ya que ven en estos dos personajes tal testimonio de vida evangélica que les hace cuestionar el por qué del cristianismo y del catolicismo.

De este modo queridos hermanos y hermanas nosotros estamos llamado,s a ejemplo de Nuestro Señor en la persona de Francisco y de Pablo, a ser testimonios de vida, en el servicio, la pobreza, la caridad y sobretodo en la misericordia de nuestro Padre Celestial, según el estado de vida en el que estemos y el ambiente y sociedad en la que nos encontremos. Porque a eso estamos llamados, a dar testimonio de vida evangélica. Pues bien hermanos y hermanas, pidamos la gracia de Dios Padre, que por mediación de Cristo y la intercesión de San Francisco avive el Espíritu que actúa en nosotros para cumplir con nuestra misión en el mundo de hoy.

Fr. Enrique Flores Roque, OFM.

Contáctanos en:
stanthonysseminary@hotmail.com

Comments are closed