Tiempo de Cuaresma 1° Domingo

26 de febrero de 2012

Cristo ejemplo de oración, para este tiempo cuaresmal

Dice un dicho que: todos los caminos llevan a Roma. Y efectivamente así era cuando Roma era la capital del mundo, todos los caminos llevaban a ella. Pero en un sentido espiritual no todos los caminos nos llevan a Dios, sino solamente uno y ese es Cristo, por que solo él es la verdad, el camino y la vida que nos conduce el Padre. Es decir, en la vida del hombre hay infinidad de caminos y momentos que lo marcan; pero, para nosotros los cristianos el camino a la santidad y a la alianza con el Padre es Cristo.

En la primera lectura tenemos el tema del tiempo de la alianza de Dios para con todas los hombres, en la segunda lectura se nos presenta el Bautismo como signo de la alianza nueva y eterna, que es la pertenencia a Dios.

Ya en el evangelio nos de este primer domingo de cuaresma nos encontramos con el pasaje de las tentaciones de Cristo; Cristo nos propone la conversión, y en este tiempo cuaresmal los tres aspectos que la Iglesia sugiere para vivir este tiempo de penitencia y de gracia.

La cuaresma camino o tiempo de gracia; ¿por qué decir tiempo o camino? es decir, es un momento de gracia en la vida, que Dios da a los hombres, para que reflexionemos sobre lo que Él es para con nosotros; y camino es el recorrido que el hombre hace a través de su historia para reconocer a Dios y su obra salvadora. Así, la cuaresma es un tiempo de gracia, reconociendo la presencia de Dios en nuestras vidas.

Hay momentos en que se presenta al hombre la tentación de seguir diversos caminos que no lo conducen a Dios. Sin embargo en la encrucijada de la vida para nosotros los cristianos, sólo existe un camino y es Jesucristo.

 Jesús que nos demuestra que Dios actúa en la historia del hombre, para manifestar su poder y su gloria. Gloria manifestada en Cristo que al ser impulsado por el Espíritu al desierto, pone de manifiesto que en la condición del hombre existen momentos en que éste es tentado: primeramente a dejar de lado el camino que nos muestra Jesús.

Nuestro Señor venció las tentaciones con las prácticas que nos propone la Iglesia para este camino de conversión y penitencia. Jesucristo nos enseña que es a través de la oración como se logra vencer todas las tentaciones del pesimismo, la desesperanza, la cotidianeidad y la monotonía en todas las situaciones de la vida.

Cristo por medio de la oración tiene ese encuentro y diálogo con el Padre, para que le revele su voluntad; de igual forma nosotros, queridos hermanos y hermanas, por medio de la oración, el espíritu nos impulsará a realizar las obras de misericordia para cumplir con la voluntad del Padre, ¿cómo?, en el encuentro con el otro, es decir, el prójimo, ¿en dónde? en nuestro entorno social y familiar, siendo generosos, solidarios y ayudando a los más necesitados de nuestra sociedad. Así, cumpliremos con el tercer elemento que nos propone la Iglesia para caminar en este tiempo de cuaresma. Y estaremos haciendo lo que Cristo nos enseño, que es predicar el evangelio y salir al encuentro del necesitado, el encarcelado y el pobre.

Pues que Dios nos ayude por medio de Cristo para que así, se cumpla en nosotros la alianza que Dios hizo a no y en el a toda la creación. Manifestada y cumplida en el Señor Jesucristo que hace nueva todas las cosas, pues que así nos lo conceda Dios por medio de Jesucristo y su Espíritu a través del encuentro en la oración con Dios.

Fr. Enrique Flores Roque, OFM.

Comments are closed