A María y a la Tierra de sus Amores

A María y a la Tierra de sus Amores

Con matices mestizos te apareciste,
y en tu vientre la salvación nos trajiste;
a uno de entre el pueblo tú elegiste,
y en Madre de nosotros te convertiste;

en lenguaje náhuatl le hablaste,
al indio que a tus plantas pasaba;
y por su nombre le llamaste,
al humilde que tanto te amaba;

así asombrado, tú le contemplabas,
y con atención el canto de tu voz escuchaba;
el mensaje que le encomendabas,
que al Obispo comunicara tus palabras.

De colores mestizos te presentaste,
trayéndonos al que es el evangelio;
no solo esto es lo que nos dejaste,
sino tu imagen en el ayate de Diego;

Juan Diego cual fiel mensajero,
dirigiese al momento el convento;
para hablar con Zumárraga primero,
y cumplir el mandato al momento;

Una casa venerable le construyesen,
el motivo: derramar su amor incalculable;
donde todos sus hijos confluyesen,
a recibir la gracia inagotable;

para que la misericordia se mostrara,
del que proviene la bondad y el amor;
y que en estas tierras se experimentara,
para toda nuestra raza y su esplendor;

Guadalupe es el instrumento,
del Dios que es toda gracia;
derramada en los sacramentos,
que son camino, vida y alegría.

Así la raza de mestizos y criollos,
unidos en comunión fraterna;
a la gracia de brazos se abrieron,
para que el corazón les sanara;

María cual protectora y guía,
al pobre conforta y alienta,
pues en la fe es la primera,
y en la misión la pionera:

Franciscanos, dominicos y misioneros,
a la nueva raza los ojos abrieron;
para conocer al que es Dios verdadero,
y abandonar todo lo que es pasajero;

en nuestra tierra tan sagrada,
nace la semilla evangelizadora;
que en los misioneros es constatada,
y en Nuestra Madre es inspirada.

Hoy en día gracias les damos,
por su esfuerzo y constancia;
de estos tan insignes hermanos,
en ellos alabanzas a Dios elevamos;

gracias madre mía de Guadalupe,
gracias misioneros y franciscanos menores;
gracias por darnos a conocer al Padre,
y a Jesús, que transforma nuestros corazones.

Pseudónimo: Ulices Salvatore
(Fr. Enrique Flores Roque, OFM).

Escríbenos en:
stanthonysseminary@hotmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *