Novena a San Francisco – Día cuarto

AMA A TU PRÓJIMO

En las lecturas que hemos escuchado, encontramos diferentes figuras de las cuales podemos hacer una comparación con nuestro comportamiento cristiano.

En el Evangelio hemos escuchado a un hombre que baja de Jerusalén, el sacerdote, el levita, el samaritano y además también los bandidos. Pero nosotros como cristianos, cada uno de nosotros ¿a cuántas personas nos hemos encontrado en el camino que también han padecido el despojo por parte de algunos bandidos que le han quitado parte de sus bienes? y no solo los materiales; también hay los que quitan la quietud, molestándoles, irritándoles, que de alguna manera buscan quitar la paz en la que se encuentra la persona.

También están aquellos que critican y etiquetan a los demás, eso también es quitar la paz; pues se vuelve uno bandido al despojarle el poco bien que posee la otra persona.

En el caso de la persona que baja, en cuántas ocasiones nos ha tocado el ser despojados de algo preciado para nosotros. Cuántas veces hemos sido heridos, sobre todo fijándonos en nuestro interior y nos hemos sentido abandonados por todos.

¿O acaso yo he pasado delante del hermano y he sido indiferente cuando alguien me ha necesitado?

También se nos presenta la imagen del buen samaritano, que no solo se preocupa por ayudar al prójimo, sino que se contenta hasta saber que está en buenas manos y que se ha recuperado del todo. Muchas veces la generosidad la podemos entender por solamente compartir.

En la figura de nuestro Seráfico Padre podemos ver al samaritano, que no deja que le gane su primer impulso, sino que recapacita y regresa a ver a su prójimo y que no solo comparte lo que tiene. En Francisco podemos ver que la generosidad no es compartir, no solamente es dar, sino darse a sí mismo.

Nosotros en lo habitual podemos seguirnos de largo en cada momento de nuestra vida, no nos fijamos en las figuras que están cerca de nosotros. Tampoco nos fijamos en cómo es nuestro proceder, pero en eso es en lo que podemos estar atentos, ya que es a lo que nos llama el Señor, a sentir misericordia, a tener piedad en el corazón por el otro.

Fr. Guillermo Trinidad Pons, ofm

Escríbenos en:
stanthonysseminary@hotmail.com

Visítanos en:
stanthonysseminary.org

Comments are closed