Solemnidad de la Asunción de María

LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
15 de agosto

Entre las fiestas de María, la de la Asunción es la principal: en ella la Iglesia festeja el cumplimiento en María del misterio pascual: María entre todas las criaturas es la primera participante de la resurrección de Cristo e introducida ya en la gloriosa felicidad de Dios, mientras la Iglesia se desarrolla en el tiempo. Signo del destino final de la marcha de los bienaventurados, por medio de la Madre y con Ella hacia Cristo y de Cristo hacia el Padre, en quien está toda la felicidad eterna.

Fiesta de cada uno que se ve en María, pero particularmente de la Iglesia, que en su totalidad se contempla gloriosa y llevada al cielo por Jesús. También por lo tanto fiesta del cielo. Se necesita una gran fe para transportarnos hoy a aquella verdadera e inmortal fiesta que en María nos anticipa e invita al cielo, es decir, a Dios.

Cuando el primero de noviembre de 1950 el papa Pío XII proclamó solemnemente dogma de fe la Asunción de María Santísima en cuerpo y alma al cielo, puso el sello del Espíritu Santo sobre una verdad que desde los primeros siglos del cristianismo era creída por los fieles.

Los Franciscanos se distinguieron siempre en la devoción a la Virgen y en particular a María Asunta al cielo en cuerpo y alma. Entre todos recordamos a San Antonio, Doctor evangélico, quien también es recordado como Doctor del Dogma de la Asunción y después de él las grandes lumbreras de la Orden Seráfica: San Buenaventura, El Beato Juan Duns Escoto, San Bernardino de Siena, San Leonardo de Puerto Mauricio y muchos otros, fieles seguidores del Pobrecillo de Asís, que, como San Maximino María Kolbe hicieron de la devoción a María la guía e inspiración de su vida religiosa y de toda su actividad.

Nosotros celebramos hoy la entrada al cielo de María, en cuerpo y alma, aquel cuerpo que fue digno de llevar a Jesús, y que en sí no tuvo ninguna mancha, ni siquiera la original, y por eso gracias al privilegio de la Concepción Inmaculada no podía conocer la corrupción del sepulcro.

María goza pues ya y completamente, en cuerpo y alma, de la alegría de la visión celestial, la alegría de estar nuevamente con su hijo en medio de los coros angélicos. Y esta es una puerta de esperanza para nosotros que, viviendo en el bien, podremos llegar al cielo. La liturgia la presenta exultante: “Un gran portento apareció en el cielo: una Mujer vestida de sol y la luna bajo sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas”.

Cfr. Ferrini Fr. Giuliano, Santos franciscanos para cada día,
Ed. Porziuncola, Italia, 2000.

Escríbenos en:
stanthonysseminary@hotmail.com

Visítanos en la web:
stanthonysseminary.org

Comments are closed